Cuentos Subterráneos del Eterno Retorno

He titulado esta película de animación como “Cuentos Subterráneos del Eterno Retorno” para dar continuidad a la serie de “Los Cuatro Elementos”. Dieciséis episodios intercam- biables grabados en aguafuerte y aguatinta sobre cobre que nos cuentan un universo dentro de sí mismos. El tiempo cíclico o lineal se mani esta por el cambio y la mutación de las cosas, en Los Cuatro Elementos, el cambio de ubicación de un solo grabado altera el orden de los demás. Llamé a este movimiento “Decisión”. Existen 20,922,789,888,000 formas de combinar los 16 grabados alusivos al tiempo in nito en el que el género humano se repite una y otra vez recreando la misma historia.

A partir de la concepción de tiempo que planteaba una repetición del mundo donde esto se extinguía por su reconstrucción. El mundo era devuelto a su origen natural a través de la con agración, en el que todo ardía en llamas. Una vez quemado, era reconstruido como una nueva oportunidad de aprendizaje. Esta idea escrita por primera vez en Occidente postulada por el Estoicismo muestra una fuerza de carácter ante la adversidad y el dolor. Hay enormes similitu- des entre la losofía estoica moderna y las enseñanzas budistas occidentales. En primer lugar, la creencia mutua en nuestra capacidad innata para producir nuestra propia felicidad personal. Al igual que los budistas, los estoicos creen que la felicidad no se trata de la adquisición de activos tales como dinero, celebridad o posición social, sino mediante el desarrollo de lo que en el bu- dismo podría llamarse “Habilidades”. En la losofía estoica este mismo entendimiento es visto como el desarrollo de las cualidades pertinentes que son esenciales para una vida humana; las virtudes tales como la sabiduría, el valor, la justicia y el autocontrol. Segundo, que todos los seres sensibles son, naturalmente, los seres que desean conocer y adquirir una mejor comprensión para habitar el mundo. Y por último, al igual que los budistas, los estoicos, muy a su manera, a rman la importancia de la consciencia y sostienen que el universo mismo está impregnado de un principio de racionalidad y que a su vez esta razón da forma a un universo inteligible, a la comprensión de lo que puede generar un sistema de creencias que recti que nuestras actitudes y deseos de una manera más positiva, bene ciosa y constructiva.

Dicho esto, Cuentos Subterráneos del Eterno Retorno nos invita a pensar en un mundo que emerge de elementos de caos. Nos pregunta ¿cómo entender el eterno retorno en un mundo globalizado y enfermo de codicia, política, guerra y religión? ¿Cómo entender qué está pasando afuera, si no vamos primero a nuestro interior desde un camino espiritual a la consciencia? Los personajes de esta animación siguen reglas de causalidad donde las cosas no ocurren de forma aislada, sino que cada acción esta vinculada a otros en un proceso de interacción. El escenario principal presenta un agujero negro en el centro del cual nacen todos los personajes como una metáfora del tiempo, del cosmos y del origen de la vida. Cuentos Subterráneos del Eterno Retorno no establece un lugar especí co; o quizás si, el de las pesadillas, como aquellas de las que quisieras despertar desesperadamente. El hombre se ha convertido en una roca pesada incapaz de moverse, creando con ello una ilusión del tiempo, un estado inconsciente de repetición in nita del pasado y un futuro del cual uno no puede escapar. Esta pesadilla en sí nos invita a explorar un viaje en el tiempo, la espiritualidad y la consciencia. Nos sugiere vivir el presente continuo como la unión y totalidad del cosmos en donde podemos vivir mas plenamente como seres multidimensionales teniendo una experiencia humana y prosperando a través del amor en una dimensión superior a esta realidad.

— Valerie Campos, Abril 2016